jueves, 10 de octubre de 2013

Vivir seguro y no morir en el intento

votar



VIVIR SEGURO Y NO MORIR EN EL INTENTO

   La seguridad es un factor que busca el ser humano desde el origen del tiempo.

   Pero… ¿Qué entendemos por seguridad?. Podemos encontrar un sinfín de significados, clasificaciones, calificaciones, etc. que buscan dar respuesta a esta palabra.
   Pero, al fin de cuentas, la seguridad es un estado de ánimo, una percepción individual, por lo que afecta a cada persona de una manera diferente. Esto es, para lo que a unos puede ser seguro, para otros no lo es.

   Vivimos preocupados por la seguridad (seguridad en el trabajo, seguridad en los viajes, seguridad en las relaciones personales, etc.) Nadie quiere asumir riesgos que pongan en peligro su estabilidad.

   Sin embargo, son los audaces los que triunfan. Los que, a pesar de los riesgos e incertidumbres, creen en sus posibilidades y se lanzan en busca de los que otros sueñan.

   Vivir pendientes de la seguridad, es tan perjudicial como no medir los riesgos a los que nos enfrentamos. Los niños, cuando dan sus primeros pasos, comienzan agarrándose a los objetos para asegurarse. Luego, con el tiempo, asumen el riesgo a caerse y se sueltan. Buscan el objetivo final, conociendo los riesgos inevitables que se interponen en su consecución.

    La vida, en sí, es riesgo. Los avances tecnológicos que sirven para mejorar nuestra calidad de vida, acarrean nuevos peligros a los que nos debemos enfrentar. Un claro ejemplo de esto es Internet. Hoy en día podemos realizar gestiones, comunicarnos con personas que se encuentran a miles de kilómetros, personas que nunca conoceremos personalmente, podemos ver países que nunca visitaremos, podemos disponer de información independiente, etc. Sin embargo, también podemos ver como se construye una bomba, se puede acosar a compañeros de clase, se puede utilizar para producir delitos, etc.  Por ello, ¿debería estar prohibido? o ¿debemos asumir los riesgos?.

   La seguridad en centros comerciales marca una gran diferencia. La seguridad es parte de la imagen, de la marca de la empresa. La inversión en seguridad implicará aumento en la producción.

   En los estudios de mercado de cualquier centro comercial se evalúan:

-          La arquitectura del edificio.
-          Los servicios.
-          La oferta comercial.
-          La limpieza.
-          La facilidad del aparcamiento
-          La seguridad.
-          Los eventos (animaciones, sorteos, etc.)
-          Otros

   Dentro de ese estudio, el centro comercial que dispone de buena valoración del departamento de seguridad, verá incrementada la valoración en el resto de aspectos.

   Cuando aplicamos los criterios de seguridad al resto de actividades del centro comercial, conseguimos que estos cumplan su objetivo final. La limpieza asegura la calidad visual y estética del edificio y evitan accidentes. Techos altos aumentan el tiempo que tarda el humo en inundar una galería comercial, facilitando la evacuación en caso de incendio: además dan sensación de amplitud y son más estéticos. La facilidad de aparcamiento garantiza el acceso de clientes, incrementando las visitas y, por consiguiente, la media de ventas, pero además evita enfrentamientos por ocupar un aparcamiento…


   Debemos aplicar estándares de seguridad, a cada uno de los departamentos de nuestro negocio, para garantizar el correcto funcionamiento de la actividad, También deberemos prever protocolos para para minimizar los daños, en caso de verse vulnerados dichos estándares de seguridad.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Comentario